ÍndiceFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 LA RESPONSABILIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
nadia hmaidi

avatar


Estado civil : casada
Femenino Mensajes : 863
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 33
Localización : españa

MensajeTema: LA RESPONSABILIDAD   Mar 3 Ago 2010 - 8:57




Primera Jutbah

Alabado sea Allah, Señor del universo. Le glorificamos, le pedimos perdón por nuestros pecados, y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Allah del mal que existe en nuestras propias almas y de las consecuencias que puedan acarrear nuestras malas acciones. A quien Allah guíe nadie lo podrá desviar y transitará, sin duda, por el camino de la luz y la misericordia; y para quien Allah decrete el desvío, nadie podrá guiarlo, y transitará, sin duda, por un camino de tinieblas, de permanentes dudas y tribulaciones. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Quien no tiene copartícipe alguno y que Muhammad es Su siervo y Mensajero.

OBRAR POR EL ISLAM ES UN DEBER DE TODOS LOS MUSULMANES

Temed A Allah verdaderamente ¡Creyentes que tened fe en Allah, en Su Mensajero y en el Día del Juicio!

El Mensaje de Allah a los habitantes de la Tierra, la religión que eligió para ellos es una verdadera gracia, es el camino que conduce a Su Paraíso, una grandiosa recompensa. “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra religión” (5:3)

¿Qué otra gracia mayor que el descenso de los ángeles con las palabras de Allah a Su Mensajero para que le diga a la humanidad: ‘Este es el camino hacia Allah: “Éste es mi sendero recto, seguidlo pues. Y no sigáis otros caminos, porque si lo hacéis, éstos os dividirán y desviarán de Su camino. Esto es lo que os ha ordenado para que Le temáis” (6:153).

Esta concesión divina este regalo de Allah hace sentir en el alma de los creyente la grandiosidad de las mercedes de Allah sobre ellos, haciéndolo sentir feliz por el valor de dicha gracia.

El Mensajero de Allah dijo: “Quien posea las siguientes tres virtudes probará la dulzura de la fe…y mencionó entre ellas: repudiar regresar a la incredulidad como se repudia ser arrojado al fuego”.

Por ello la marcha de los creyentes a través de la historia con unas imágenes de generosidad debido al valor moral del Islam, reconociendo la guía del Creador.

El valor de la luz evidente, pues les fue concedida la generosidad del alma en una época cuyo valor de la fe, del Mensaje y de esta gracia era incalculable, fue el día en que Allah eligió para la humanidad el sendero de su vida cuyo fruto era el Paraíso y la complacencia divina.

¡Queridos hermanos! Así es la fe cuando impregna los corazones, hace que el creyente dedique su vida con total generosidad por su religión, porque se trata de la relación con el Creador, con el Señor de los mundos.

¡Creyentes en Allah como Señor, en Muhammad como Profeta, en el Mensaje del Islam como religión. Si uno hace esfuerzos en la vida por el Islam, valorando y sirviendo su creencia llega a dedicarse por completo al Creador.

Menciona en el Sagrado Corán cuando Noé le dijo a su Señor: “¡Oh, Señor mío! Por cierto que exhorté a mi pueblo noche y día” (71:5).

El esfuerzo permanente no decreció, no lo hizo flaquear, ni desesperarse por el rechazo de los incrédulos durante novecientos cincuenta años: “¡Oh, Señor mío! Por cierto que exhorté a mi pueblo noche y día” (71:5), luego dice: “Además, les llamé abiertamente Y les exhorté en público y en privado” (71:8-9).

¡Allahu es el más grande! ¿Qué le faltaba a la vida de Noé para que fuese totalmente una entrega a la difusión de la fe? Lo hacía de El día, de noche, en público y en privado ¡Toda su vida por Allah!

Luego podemos observar cómo hicieron otros Profetas con el Mensaje de Allah. Por ejemplo el Profeta José (aleihi salam), quien permaneció en prisión desolado, padeciendo el dolor de estar lejos de los suyos, la tortura de la injusticia. A pesar de todo esto, cuando sus dos compañeros de celda le preguntaron acerca de la interpretación de sus sueños, José no perdió la oportunidad para exhortarlos a creer en Allah.

No te olvides que en momentos de amargura y dureza es un deber obrar por Allah y dedicarse más aún a la religión, así José cambió la cárcel en una escuela de difusión, y el hecho de que estuviese preso no lo disculpaba de tener la obligación de corregir lo que no estaba bien , como la doctrina equivocada. Les dijo: “¡Oh, mis dos compañeros de cárcel! ¿Acaso los diversos ídolos [que adoráis] pueden equipararse a Allah, Único, Victorioso?” (12:39).

La cárcel y la injusta soledad no lo vencieron ni le hicieron olvidar el deber de difundir la fe ya que trabajar por la creencia. Así transitaron los creyentes portando el Mensaje de Allah, sin desperdiciar oportunidad para obrar generosamente por su causa.

Toda obra generosa se debe darle prioridad por poco que parezca

Todo esfuerzo se debe realizar aunque sea sencillo.

El creyente no debe dejarla pasar toda obra por el Islam que se presente.

Cuando el Profeta junto con Abu Bakr (radiallaho anho) se prepararon para emigrar, Asmá bint Abu Bakr (que Allah se complazca de ella) no encontró con qué atar las provisiones y el pellejo con agua, por lo que cortó en dos uno de sus cinturones de tela: con una ató las provisiones y con la otra el pellejo de agua. Una mujer que no tenía cómo aportar por la religión para ayudar al Profeta y a su padre, rompió uno de sus cinturones para que pudiesen llevar lo mínimo indispensable para tamaña empresa.

Pasarán los años y dicha acción igualmente seguirá grabada en las páginas de la historia, por lo que luego sería apodada “La de los dos cinturones”. Dicho apodo hace referencia a la generosidad y esfuerzo por la religión que ella no desperdició por poco que pareciese.

Este sentimiento es el que se había arraigado en los corazones de los Sahabas desde que habían extendido sus manos para jurarle fidelidad al Mensajero de Allah . Por ejemplo, Damán bin Za´labah t se presentó ante el Mensajero de Allah r y le preguntó acerca del significado del testimonio de que no hay más divinidad que Allah y que Muhammad es el Mensajero de Allah, sobre la oración, el pago del Zakat, el ayuno de Ramadán y la peregrinación, cuando lo entendió aceptó la fe y elevó sus cinco dedos diciendo: ¡Mensajero de Allah no haré más ni menos que ello. En ese momento Damán no veía las obras que iban implícitas en el testimonio de fe que había pronunciado. Regresó a su pueblo diciéndoles: ¡Qué terrible los ídolos Allat y Al ´Uzza! Y así perduró invitando a la gente a creer en la unicidad de Allah hasta que en su pueblo no quedó un solo hogar sin que alguien hubiese abrazado el Islam. ´Umar bin Al Jattab t : No he vista a nadie que se presentase ante el Mensajero de Allah r con tanta fe como Damán bin Za´labah.

Estos logros no se materializaron sino por los esfuerzos de creyentes que dedicaron su vida entera a Allah.

¡Hermanos y hermanas seguidores de Muhammad ! Esto es la comprensión de la fe, de la generosidad, de la responsabilidad y del esfuerzo por la fe, noche y día. Emplear toda la inteligencia, astucia y fortaleza por la fe.

Lamentablemente esto no es bien entendido o tienen poca noción al respecto muchos musulmanes. Estos esfuerzos deben ser comprendidos y encendidos en los corazones para disponer lo mejor de sus capacidades en pos de la fe.

¿Dónde está la generosidad con la religión en nuestras vidas? ¿Acaso vivimos pensando qué hacer por el Islam? Poco falta para que directamente no hagamos absolutamente nada por la fe y la sociedad.

¿Alguno se pregunta cuando se pone el sol todos los días si hemos hecho algo bueno por nuestra fe?

Nuestra energía debe ser capitalizada y encaminada. La sinceridad también está presente en nosotros pero necesita ser reforzada.

Si vemos que nos estamos perdiendo, que no tenemos firmeza ni deseos de aportar nada por la fe ¿cuál sería nuestra predisposición por obrar para así tornar los esfuerzos como parte de nuestras vidas?

Me refiero a un programa con una predisposición diaria de hacer algo por el Islam. Los musulmanes han enfermado con la negatividad, dureza e inmovilidad, al punto de no tener ganas de hacer nada beneficioso ni de moverse para algo.

Hoy tenemos la posibilidad de elegir en vivir y dedicarnos a la religión hasta encontrarnos con Allah con la provisión de nuestras buenas obras.

Le pido perdón a Allah por todos nosotros, Él es el Grandioso, Pedidle perdón ya que Él es el Perdonador, Remisorio.

Segunda Jutbah

Alabado sea Allah Quien tiene el poder para cambiar los corazones, Quien acepta el arrepentimiento del siervo sincero y es severo en el castigo. Atestiguo que nos hay más divinidad que Allah, Uno y Único, Quien no tiene copartícipes, y atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero quien rogaba frecuentemente: “¡Oh, Tú que tienes el poder para cambiar los corazones, afirma mi corazón en Tu obediencia”, que la paz y las bendiciones sean con él, con su familia y compañeros.


http://charla-salafi-1429.foroespana.com
Volver arriba Ir abajo
http://nadylla-miamorporelislam.blogspot.com/
 

LA RESPONSABILIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» FAdeA: “pasada fina”

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Islam :: Modales-