ÍndiceFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Huelgas a la española, huelgas a la francesa: culturas de la movilización opuestas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maryam

avatar

Moderadora


Estado civil : Casada.
Femenino Mensajes : 2177
Fecha de inscripción : 26/04/2010

MensajeTema: Huelgas a la española, huelgas a la francesa: culturas de la movilización opuestas   Mar 19 Oct 2010 - 23:37



Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo encabezan la manifestación de Madrid. (Imagen: JORGE PARÍS)


  • Las protestas masivas en Francia dejan en evidencia la escasa movilización en España.
  • Con peores datos económicos, mayores recortes y más afiliados a sindicatos, el 29-S tuvo menos impacto que las huelgas francesas.
  • Los sindicatos españoles no han continuado las protestas.
  • Se han convocado más huelgas generales en el último año en Francia que en la historia democrática española.


D.Y. 19.10.2010 - 12.58 h

Francia y España son vecinos de frontera, pero si comparamos sus últimas huelgas generales parecen estar en puntos opuestos del planeta. La crisis económica y las reformas que ambos Gobiernos han puesto en marcha han provocado movilizaciones como la huelga general del pasado 29 de septiembre y la cadena de paros que ya van por su noveno del año en Francia.

Francia teme por su suministro, pero el 29-S no logró paralizar el país En la semana en la que se vota en el Senado galo la polémica reforma de las pensiones -pretende retrasar la edad de jubilación de 60 a 62 años y de 65 a 67 para aquellos trabajadores que no hayan cotizado el tiempo necesario para cobrar la pensión entera-, Nicolas Sarkozy se enfrenta a la quinta huelga general de este otoño -novena del año, sin contar paros sectoriales- que amenaza con colapsar el país, después de no tener suministro de carburantes desde el viernes. Las cifras son contundentes: el 71% de los franceses apoya una huelga que no se sabe cuándo acabará.

El 29-S español fue muy distinto. La huelga fue convocada con cuatro meses de antelación y para una fecha en la que la reforma laboral ya había sido aprobada parlamentariamente -en julio-. Su seguimiento, a pesar de las distintas visiones, confirmó que, salvo en partes del sector industrial, el país no se paralizó. En cualquier caso, un día después, Ejecutivo y sindicatos hablaban ya de futuros diálogos, a pesar de que el Gobierno no iba a dar marcha atrás. Del siguiente calendario de movilizaciones del que se habló, de momento no hay noticias.

Estas dos formas de huelga tan opuestas podría explicarse de distintas maneras. Se podría hablar de la cultura de la movilización francesa (durante la etapa democrática España ha vivido siete huelgas, dos menos que Francia en este año) que ha calado bien hondo en la ciudadanía, nación democrática por excelencia y cuna de la Revolución racionalista y la división de poderes. Igualmente se podría citar el impacto y éxito de las huelgas galas, cuyo Mayo del 68 se entiende como un momento histórico y las movilizaciones de 2006 lograron paralizar la Ley de Primer Empleo.

La educación, la cultura política podrían explicar la mayor movilización francesaPor todo, y por la educación recibida, es normal que la población esté acostumbrada y dispuesta a defender lo que cree justo en la calle. No sólo al amparo de los sindicatos, ya que en el célebre Mayo del 68 se protestó contra los poderes establecidos incluidos los sindicatos -que se acabaron adhiriendo de forma poco entusiasta-.

Sin embargo, hay que destacar que aunque los datos de filiación sindical en España son bajos -15,8% en 2007, uno de los más bajos de Europa-, el de Francia es aún menor. Los sindicatos además reciben menos dinero del Estado. Sin embargo, eso no ha sido obstáculo para que los sindicatos hayan logrado movilizar a gran parte de la población, aprovechando el malestar general.

Los sindicatos españoles, en cambio, no supieron aprovechar el descontento por las reformas y la caída de popularidad del presidente para Zapatero en su convocatoria para el 29-S. Es evidente que los sindicatos se movilizan con más agilidad contra gobiernos de derechas (como el galo) que de con los de izquierdas: por ello aquí las principales centrales españolas evitaron centrar la huelga en la figura del presidente. Ese mismo concepto, pero en el contexto contrario, es el caso francés, que cuentan en estas movilizaciones con el apoyo del partido socialista, en la oposición.

No hay que olvidar tampoco la pasividad de los sindicatos durante los primeros años de crisis, cuando se llegó al 20% de paro y los sindicatos no se movilizaron.

http://www.20minutos.es/noticia/847037/0/espana/francia/huelga/
Volver arriba Ir abajo
http://elrinconcitodemaryam.blogspot.com/
Maryam

avatar

Moderadora


Estado civil : Casada.
Femenino Mensajes : 2177
Fecha de inscripción : 26/04/2010

MensajeTema: Por qué Francia se moviliza y España no    Vie 22 Oct 2010 - 22:02


Estudiantes franceses participan en una manifestación.


@Esteban Hernández.- 21/10/2010 (06:00h)

LOS RECORTES DECRETADOS POR SARKOZY SON MÁS LIMITADOS


Ganan más que nosotros, viven mejor que nosotros, cuentan con un Estado de bienestar mucho más extenso y los recortes que Sarkozy propone son mucho más limitados que los previstos por Zapatero. Sin embargo, en Francia las calles arden con sucesivas huelgas generales, mientras que en España la jornada de paro general fue infinitamente más que tranquila. Una paradoja que los expertos explican por razones de diversas clases.
Económicas
Para Andrew Richards, profesor de Ciencia Política en el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales de la Fundación Juan March, la razón para que haya existido una mayor movilización en el país vecino es precisamente que el Estado de bienestar francés es mucho más amplio que el español. “En el contexto galo, los recortes propuestos por el Gobierno de Sarkozy son bastante radicales. Por ejemplo, el Ejecutivo quiere aumentar la edad mínima de jubilación desde 60 años hasta 62 años, y la edad para recibir la pensión estatal completa desde 65 años hasta 67 años. Pero en Francia no hay ninguna tradición de pensiones privadas; la gente (y no solamente los más pobres) siempre depende del estado para su jubilación, lo que explicaría por qué, según las encuestas, más del 70% de la población está a favor de las huelgas”. A este motivo se le suma, asegura Justo Corti, profesor del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad CEU-San Pablo, que Francia ha soportado la crisis mejor que muchos otros países, por lo que la opinión pública no es nada favorable a los recortes. “Las empresas francesas han tenido muchas ganancias en estos últimos años, gracias, en algunos casos, a las deslocalizaciones, por lo que la población entiende que se han de buscar mecanismos para financiar las pensiones que no sean a través de las cotizaciones de los trabajadores”.
Políticas
Para José María Lasalle, diputado del PP, la principal diferencia entre la situación francesa y la española es obvia: “Si aquí estuviera en el poder un partido de centro derecha, la movilización hubiera sido masiva desde el primer momento. Si en el año 2002 nos montaron la que nos montaron con el decretazo, cuando tomamos medidas mucho más suaves, no quiero imaginarme lo que hubiera pasado hoy, con un nivel de presión mucho mayor”. Según Richards, es cierto que en España “hay más lealtad por parte de los sindicatos hacía el Gobierno de Zapatero o, como mínimo, menos deseo de causarlo un daño grave”. Sin embargo, ello no supone que esa relación amistosa no pueda tensarse: “La historia contemporánea demuestra que los sindicatos son capaces de movilizarse contra los gobiernos izquierdistas, como ocurrió con las huelgas generales convocadas durante los años de Felipe González, o con el llamado invierno del descontento en Gran Bretaña en 1978-79. Al final, los sindicatos siempre van a defender -o intentar defender- sus intereses a pesar del perfil político del gobierno en el poder”.
Culturales
La tradición social francesa, afirma Víctor Sampedro, catedrático de Comunicación Política de la Universidad Rey Juan Carlos, “entiende la movilización y las protestas como parte integral del proceso democrático, como un sistema normal y legítimo de expresión ciudadana y de presión política”. Para Corti, sin embargo, hay un elemento añadido a través del cual podría entenderse mejor la cultura de la contestación francesa, como es “la utilización habitual de las manifestaciones por parte de los sindicatos para conseguir sus objetivos. Incluso cuando se están negociando cuestiones puramente sectoriales, ningún sindicato tiene reparo en tomar la calle: si el sector agrícola tiene problemas, ponen los tractores en mitad de los Campos Elíseos y cortan totalmente el tráfico”. Según Corti, este tipo de actuaciones está plenamente aceptado por los franceses, quienes “aceptan la paralización del país como medida legítima de protesta. Y eso hace que las movilizaciones vayan cada vez a más”.
Sin embargo, Richards no cree que las cuestiones culturales puedan dar cuenta de las diferencias entre Francia y España, porque “si bien es verdad que las barricadas de los trabajadores representan en muchas ocasiones una realidad de la cultura política francesa y que los sindicatos franceses siguen muy fuertes en varios sectores estratégicos de la economía, no lo es que en España la gente esté menos dispuesta a participar en las movilizaciones masivas. De hecho, durante muchos años, la tasa de movilización sindical (el número de trabajadores implicados en huelgas y cierres patronales como porcentaje del empleo civil total) ha sido mucho más alta en España que en Francia”. Además, subraya Richards, en España se han vivido movilizaciones masivas en los últimos años en contra del terrorismo, a favor o en contra de ciertos derechos sociales, etc., de modo que “la idea de la supuesta pasividad de los españoles es algo dudosa”.
Ideológicas
Para Lasalle, la agitación en las calles francesas forma parte de una “necesidad imperiosa de la izquierda para no desaparecer. Llevan mucho tiempo sin una buena noticia electoral (salvo las elecciones regionales, que no son un dato a tener en cuenta) y viven en permanente ambiente de crisis, con los comunistas enfrentados con los troskistas, con los socialistas sin un liderazgo claro y con movimientos a la izquierda del PCF”. De modo que las reformas de Sarkozy, afirma Lasalle, les han venido estupendamente para poder agitar a sus bases. “Como Francia tendrá que afrontar reformas estructurales importantes, la izquierda va a plantear en ese terreno una batalla simplemente para poder salvarse. Está huyendo hacia delante”.
Según Richards, aunque cuando la capacidad de la izquierda para atraer a sus filas a las clases que le eran propias es mucho menor que antes, queda por ver “si la crisis económica actual representa la muerte, a largo plazo, de las prioridades económicas y sociales de la izquierda o, alternativamente se convierte en una oportunidad para plantear de nuevo la importancia de la justicia social, la igualdad, el Estado de bienestar, etc., en un contexto económico cada vez más globalizado, competitivo y duro”.
De legitimidadLa mayor diferencia entre Francia y España, señala Sampedro, es la enorme decepción que viven los ciudadanos españoles respecto de sus mecanismos de representación, “como prueba que en los barómetros del CIS aparezcan sistemáticamente como uno de los problemas más importantes los políticos y los periodistas”. Por tanto, al no identificarse los ciudadanos con sus representantes y al desconfiar de sus instituciones, sindicatos incluidos, la participación en las movilizaciones ha de descender obligadamente. Según Sampedro, esta desactivación social, fruto de un descontento masivo, beneficia electoralmente al PP. “La descreencia hace que todas las opciones políticas aparezcan como idénticas en su impermeabilidad, ineficacia y desatención a las demandas y a las realidades sociales de la gente. En este contexto, quien más vitupere a los políticos, y quien más deslegitime la actividad política en sí, lleva las de ganar, ya que atraerá más simpatías electorales”.

http://www.elconfidencial.com/mundo/francia-movilizacion-espana-20101021-70727.html
Volver arriba Ir abajo
http://elrinconcitodemaryam.blogspot.com/
 

Huelgas a la española, huelgas a la francesa: culturas de la movilización opuestas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» 1 peseta 1937 republica española
» Death Note - Ending Alumina Español by dxal
» La guerra de España con los Estados Unidos y otros relatos, de Nilo Fabra
» Limpieza de las "Rubias" de Estado Español y Rey
» Tras las pistas de tesoro español

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Rincón de lectura-