ÍndiceFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La brutal verdad sobre Túnez

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maryam

avatar

Moderadora


Estado civil : Casada.
Femenino Mensajes : 2177
Fecha de inscripción : 26/04/2010

MensajeTema: La brutal verdad sobre Túnez   Mar 25 Ene 2011 - 21:44

Traducción para Rebelión de Loles Oliván


¿El fin de la era de los dictadores en el mundo árabe? Desde luego están temblando en todo Oriente Próximo; los adinerados jeques y emires, los reyes, entre ellos uno muy viejo de Arabia Saudí y uno joven en Jordania, y los presidentes —otro muy viejo de Egipto y uno joven de Siria— porque lo de Túnez no estaba previsto que pasara. Los disturbios por los precios de los alimentos en Argelia tampoco, ni las manifestaciones contra las subidas de precios en Amán. Por no hablar del cómputo de más muertos en Túnez, cuyo propio déspota se refugió en Riad —exactamente la misma ciudad a la que un hombre llamado Idi Amin huyó una vez.

Si puede ocurrir en el Túnez de destino de vacaciones, puede ocurrir en cualquier lugar ¿no? Occidente lo agasajó por su “estabilidad” cuando Zine el-Abidine Ben Ali estaba en el poder. Los franceses, los alemanes y los británicos, atrevámonos a mencionarlo, siempre han elogiado al dictador por ser un “amigo” de la Europa civilizada que trataba con mano dura a todos esos islamistas.

Los tunecinos no olvidarán esa pequeña historia aunque quisieran. Los árabes solían decir que dos tercios de la población total tunecina —7 millones de 10, prácticamente toda la población adulta— trabajaban de un modo u otro para la policía secreta del Sr. Ben Ali. También ellos deben haber estado en las calles, entonces, protestando por el hombre que amábamos hasta la semana pasada. Pero no se emocionen demasiado. Sí, los jóvenes tunecinos han utilizado Internet para congregarse —en Argelia también— y la explosión demográfica de los jóvenes (nacidos en los años ochenta y noventa, sin puestos de trabajo a los que acudir tras la universidad) está en las calles. Pero el gobierno de “unidad” lo va a formar Muhamad Ghannouchi, un sátrapa del Sr. Ben Ali desde hace casi 20 años, un par de manos seguras que tendrán nuestros intereses —en lugar de los intereses de su pueblo— en el corazón.

Pues me temo que esto va a ser la misma historia de siempre. Sí, nos gustaría una democracia en Túnez, pero no demasiada democracia. ¿Recuerdan cómo queríamos que Argelia tuviera democracia en los años noventa? Luego, cuando parecía que los islamistas podrían ganar la segunda ronda de las votaciones respaldamos que su gobierno, apoyado por los militares, suspendiera las elecciones, aplastara a los islamistas e iniciase una guerra civil en la que murieron 150.000 personas.

No, en el mundo árabe queremos ley, orden y estabilidad. Incluso en el Egipto corrupto y corrompido de Hosni Mubarak, eso es lo que queremos. Y lo vamos a tener.

La verdad, está claro, es que el mundo árabe es tan disfuncional, esclerótico, corrupto, humillado y despiadado —recuérdese que el Sr. Ben Ali se refirió a los manifestantes como “terroristas” tan solo la semana pasada— y tan totalmente incapaz de cualquier progreso social o político, que la posibilidad de que emerja una serie de democracias que funcionen del caos de Oriente Próximo se sitúa en torno al cero por ciento.

El trabajo de los potentados árabes será el que siempre ha sido —“manejar” a su pueblo, controlarlo, apretarle las tuercas, amar a Occidente y odiar a Irán. De hecho, ¿qué hacía Hillary Clinton la semana pasada mientras ardía Túnez? Les decía a los corruptos príncipes del Golfo que su trabajo consistía en apoyar las sanciones contra Irán, en hacer frente a la república islámica, en prepararse para otro ataque contra un Estado musulmán tras las dos catástrofes que Estados Unidos y el Reino Unido ya han infligido en la región.

El mundo musulmán —por lo menos, ese pedacito entre la India y el Mediterráneo— no es más que un lamentable desastre. Iraq tiene una especie de gobierno que ahora es un sátrapa de Irán, Hamid Karzai no es más que el alcalde de Kabul, Pakistán está al borde de un desastre sin fin, Egipto acaba de salir de otra elección falsa.

Y Líbano... Bueno, el pobre viejo Líbano ni siquiera tiene gobierno. El Sur de Sudán —si las elecciones son justas— podría ser un pequeño faro pero no apostaría por ello.

Se trata del mismo viejo problema que tenemos en Occidente. Nos llenamos boca con la palabra “democracia” y todos estamos a favor de elecciones justas siempre y cuando los árabes voten por quienes nosotros queramos.

En Argelia hace 20 años no lo hicieron. En “Palestina” no lo hicieron. Y en Líbano, debido al denominado Acuerdo de Doha, no lo hicieron. Así que les sancionamos, les amenazamos y les advertimos sobre Irán, y esperamos que mantengan la boca cerrada cuando Israel roba más tierras palestinas para sus colonias en Cisjordania.

Fue una terrible ironía que el robo de la fruta por parte de la policía a un ex-estudiante —y su suicidio en Túnez— hiciera desencadenar todo esto, sobre todo porque el Sr. Ben Ali hizo un fallido intento de reunir apoyo público visitando al joven moribundo en el hospital.

Durante años, este desgraciado hombre estuvo hablando de una “liberalización lenta” de su país. Sin embargo, todos los dictadores saben que están más en peligro cuando comienzan a liberar a sus encadenados compatriotas de sus cadenas.

Y los árabes se comportaron en consecuencia. Tan pronto como Ben Ali voló al exilio, los periódicos árabes que acariciaban su piel y pulían sus zapatos y que recibieron su dinero durante tantos años se pusieron a vilipendiar al hombre. “Desgobierno”, “corrupción”, “reino autoritario”, “una total falta de derechos humanos”, dicen sus periodistas ahora. Rara vez las palabras del poeta libanés Jalil Gibran han sonado tan dolorosamente precisas: “Lástima de la nación que da la bienvenida a su nuevo gobernante con fanfarrias y lo despide con abucheos sólo para dar la bienvenida a otro con nuevas fanfarrias”. ¿Muhamad Ghannouchi, tal vez?

Por supuesto, ahora todo el mundo baja sus precios —o promete hacerlo. El aceite para cocinar y el pan son el alimento básico de las masas. Así que los precios bajarán en Túnez, en Argelia y en Egipto. Pero ¿por qué tienen que ser tan elevados, en primer lugar?

Argelia debe ser tan rico como Arabia Saudí —tiene petróleo y gas— pero tiene una de las peores tasas de desempleo de Oriente Próximo, sin seguridad social, sin pensiones, nada para su pueblo porque sus generales han echado sal a las riquezas de su país a distancia, en Suiza.

Y la brutalidad policial. Las cámaras de tortura seguirán funcionando. Mantendremos nuestras buenas relaciones con los dictadores. Seguiremos armando a sus ejércitos y les seguiremos diciendo que busquen la paz con Israel.

Y harán lo que nosotros queramos. Ben Ali ha huido. Ahora se busca un dictador más flexible en Túnez — un “hombre fuerte benevolente”, como les gusta a las agencias de noticias llamar a esos hombres horribles.

Y los tiroteos seguirán —como ocurrió ayer en Túnez— hasta que “la estabilidad” se haya restaurado.

No, en general, no creo que la era de los dictadores árabes se haya acabado. Ya lo veremos.

Fuente: http://www.independent.co.uk/opinion/commentators/fisk/the-brutal-truth-about-tunisia-2186287.html
Volver arriba Ir abajo
http://elrinconcitodemaryam.blogspot.com/
Maryam

avatar

Moderadora


Estado civil : Casada.
Femenino Mensajes : 2177
Fecha de inscripción : 26/04/2010

MensajeTema: Re: La brutal verdad sobre Túnez   Mar 25 Ene 2011 - 21:50

¿Cuál es el objetivo de la nueva revolución de colores de la CIA en Túnez?



La nueva revolución de colores de la CIA en Túnez, conocida como la revolución de los jazmines, tiene como objetivo instalar en el poder
marionetas más agresivas contra Rusia, China e Irán, que las que había con anterioridad. El Imperio pretende nuevos gobiernos más agresivos
contra dichos países y más favorables a sus intereses.

Como dice Webster Tarpley en uno de sus últimos artículos: "El peligro es muy grande en Túnez, ya que las fuerzas que derrocaron Ben Ali no tiene cabeza visible y ninguna organización política de masas que pudiese ayudarles a luchar contra la injerencia extranjera en la forma en que Hezbolá fue capaz de hacer jaque en el golpe de estado de los cedros del Líbano. En Túnez, el campo está abierto a la CIA para instalar un candidato de su elección, preferentemente bajo la cobertura de las "elecciones". Veintitrés años de Ben Ali, lamentablemente, han
dejado a Túnez en una condición más atomizado.

"Lo novedoso de esta revuelta de colores es el uso de la nueva arma cibernética del Imperio, conocida como WikiLeaks. Junto al tradicional uso de Twiter, Facebook y Youtube, ahora la CIA está empleando WikiLeaks como otra herramienta desestabilizadora más, gracias a la credibilidad que ha adquirido entre una gran parte de intelectuales, especialmente del campo antiimperialista.

Por otra parte, la caída del régimen de Ben Ali no ha sido tarea excesivamente complicada para el imperio, pues su gobierno estaba fuertemente penetrado por agentes extranjeros, y su economía totalmente supeditada a instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que con sólo una pequeña vuelta de tuerca podían crear las condiciones necesarias para lo que finalmente ha terminado ocurriendo.

Lo sucedido en Túnez no es otra cosa que una parte de la actual campaña imperialista en Oriente Medio y África por reestructurar sus posiciones estratégicas frente a China, Rusia e Irán.



Canalizar la rabia del pueblo tunecino para que todo siga como antes.


Según el analista político Thierry Meyssan, de la web Red Voltaire, es innegable que las revueltas de Túnez han sido, sino totalmente, sí al menos parcialmente manipuladas por occidente. Una buena prueba de ello son los ataques de la plataforma de hackers Anonymous (una pantalla de la CIA) contra la página web del gobierno tunecino.

El objetivo de la injerencia occidental sería el de canalizar la rabia y el descontento de la población tunecina, con el objetivo de hacerlo inofensivo y que no ponga en peligro el actual modelo político y económico de Túnez, muy rentable para los intereses de occidente. Para conseguir sus propósitos no han dudado en sacrificar algunas pequeñas cosas (el presidente Ben Ali y algún otro alto cargo del antiguo gobierno), dando con ello una apariencia de cambio con la que tranquilizar temporalmente a la población, mientras continúa intacto
la anterior estructura económica y política.

Para Michel Chossudovsky las protestas habrían sido manipuladas para que se dirigieran exclusivamente contra el gobierno y no contra la interferencia de potencias extranjeras en la conducción de la política gubernamental, de tal manera que quedara garantizada la continuidad de las estructuras económicas y políticas diseñadas por occidente: "...hay indicios de que el movimiento de protesta fue manipulada con el fin de
crear el caos social, así como garantizar la continuidad política. Hay informes no confirmados de milicianos armadas conduciendo actos de
represión e intimidación en las principales zonas urbanas." afirma Chossudovsky.

En el artículo publicado por la web venezola Corneta: "Túnez. Revolución de Color Siglo XXI ¿QUE QUIEREN LOS PODERES OCCIDENTALES?" podréis encontrar más datos que demuestran la manipulación por parte de occidente, de las revueltas de Túnez.

http://antimperialista.blogia.com/2011/012401--cual-es-el-objetivo-de-la-nueva-revolucion-de-colores-de-la-cia-en-tunez-.php
Volver arriba Ir abajo
http://elrinconcitodemaryam.blogspot.com/
Maryam

avatar

Moderadora


Estado civil : Casada.
Femenino Mensajes : 2177
Fecha de inscripción : 26/04/2010

MensajeTema: Re: La brutal verdad sobre Túnez   Mar 25 Ene 2011 - 21:58

Libia acusa al Mossad y a Marruecos de estar detrás de las revueltas de Túnez.



(Fuente: Ennahar online)

Por primera vez, y oficialmente, la Agencia de Seguridad Exterior de Libia ha acusado al Mossad israelí de estar detrás de lo que describió
como "los intentos de romper la unidad territorial de Argelia, Libia y Túnez.

Según la agencia, los activistas del movimiento amazigh, respaldado por los servicios de inteligencia exterior (Mossad) están llevando un plan para romper el Magreb después de tener éxito en Irak, Líbano, Sudán y Yemen.

En un comunicado de la agencia de Libia, publicado ayer, del cual Ennahar obtuvo una copia, cuatro personas fueron detenidas hace tres días, dos libios y dos marroquíes, que entraron en territorio libio supuestamente bajo la apariencia de investigadores, académicos, historiadores y arqueólogos, para encubrir sus verdaderas actividades.Los dos ciudadanos marroquíes fueron puestos en libertad, dijo la agencia, "en el respeto de las relaciones oficiales con Marruecos".

El arresto se produjo después de una operación de vigilancia, por la cual estas cuatro personas fueron detenidas. Los vínculos como activistas del movimiento amazigh fueron probados.

La Agencia de Seguridad Exterior de Libia involucra directamente a una institución oficial marroquí, de estar detrás de los cuatro espías, los hermanos gemelos Mazigh de Libia y Bouzahar Maghris, mientras que los nombres de los dos marroquíes no fueron citados, pero sí para quien trabajan (el Instituto Real de Marruecos). Según los datos de Ennahar, los dos espías marroquíes forman parte de un proyecto
destructivo llevado a cabo por el Mossad.



(Fuente: República de las ideas) Gaddafi advirtió al pueblo tunecino de no dejarse “manipular” por iniciativas occidentales como la de la web Wikileaks, que “publica informaciones escritas por embajadores que mienten para crear el caos”. De hecho, Wikileaks filtró un cable diplomático en el que la embajada de Estados Unidos en Túnez describía a la familia de Ben Alí como “casi una mafia” debido a la “corrupción organizada”.



(Nota de ANTIMPERIALISTA) Existen otra serie de datos que apuntan a que los sucesos de Túnez tienen vínculos con las llamadas Revoluciones de colores, promovidas, en los últimos tiempos por el Imperio. El más claro es el nombre que la prensa occidental capitalista le ha dado a ésta: La revolución de los jazmines.

Otras semejanzas con las revoluciones de colores promovidas por los servicios secretos imperiales es el modus operandi seguido en los sucesos de Túnez: occidentales detenidos por estar envueltos en tiroteos callejeros, francotiradores en las azoteas, llamamientos a los saqueos
para crear el caos, importante participación de las llamadas redes sociales en el conflicto...

El objetivo de esta nueva revolución de colores o golpe suave sería el de instalar un nuevo gobierno más afín a los intereses imperiales que el anterior, entre dos territorios de vital importancia geoestratégica en la zona y ricos en recursos naturales, es decir Libia y Argelia.

Esta nueva injerencia se enmarca dentro de los últimos movimientos del Imperio en África oriental y Oriente Próximo (referéndum secesionista en Sudán y desestabilización del gobierno libanés) para ganar influencia frente a China.

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, elogió en un comunicado "la valentía y la dignidad del pueblo tunecino". Por otra parte, Hillary Clinton ha manifestado su esperanza de que los dos países trabajen juntos a lo largo de la transición: "Estamos comprometidos a ayudar al pueblo y el gobierno para llevar la paz y la estabilidad (a Túnez) y esperamos que vamos a trabajar juntos para construir una relación más fuerte, más democrática y más respetuosa con los derechos de las personas" ha dicho Clinton. Toda una auténtica declaración de los nuevos proyectos imperiales. (Pincha aquí para ver las declaraciones de los líderes imperiales con respecto al golpe de estado suave en Túnez.)

Otra prueba de los vínculos imperiales con lo sucedido en Túnez son los ataques cibernéticos de los activistas de Anonymous (el al-Qaeda del
ciberespacio) contra varios sitios web del gobierno de Túnez. Recordemos que Anonymous atacó tambien recientemente la página web del gobierno bolivariano de Venezuela.

Es posible que durante mucho tiempo Ben Ali fuera un gobernante antipopular y un títere al servicio de los intereses occidentales en el norte de África, pero, en la actual coyuntura geopolítica, no era el peón más adecuado para el juego del Imperio, como, en su día, tampoco lo fue el narcotraficante Noriega en Panamá. Muchos cargos políticos estadounidenses venían expresando desde hace un tiempo su distanciamiento con el régimen de Ali.

http://antimperialista.blogia.com/2011/012202-libia-acusa-al-mossad-y-a-marruecos-de-estar-detras-de-las-revueltas-de-tunez..php
Volver arriba Ir abajo
http://elrinconcitodemaryam.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La brutal verdad sobre Túnez   

Volver arriba Ir abajo
 

La brutal verdad sobre Túnez

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» LA VERDAD SOBRE EL TM 808 Y GEMINI ...en realidad detectan un tesoro? o puro fierr
» Resident Evil volumen 1 la verdad sobre umbrella por jake_kopa
» LA VERDAD SOBRE EL CASO HARRY QUEBERT, de Joél Dicker
» ROGUE AUDIO LA VICTORIA DE LA MUSICA SOBRE EL MARKETING
» Reseña: Begotten

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Rincón de lectura-