ÍndiceFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 NUESTROS JOVENES Y LAS VACACIONES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
nadiamustafa

avatar


Estado civil : casada
Femenino Mensajes : 651
Fecha de inscripción : 14/05/2010
Localización : MADRID

MensajeTema: NUESTROS JOVENES Y LAS VACACIONES   Dom 27 Jun 2010 - 6:25



En una época en la que los seres humanos aspiran y desean demasiado, en la que sus vidas se sacuden en medio de las olas del agitado mar de la cotidianeidad, en el que se entremezclan las conductas y caracteres de los demás. En esta lucha constante, el ser, por naturaleza, busca la tranquilidad y la calma, escapar de la rutina y cansancio que el trabajo y las funciones diarias generan, razón por la cual las personas siempre están procurando lugares de descanso donde puedan encontrar esa paz y tranquilidad que necesitan. Cada año, al acercarse las vacaciones, inician los preparativos para dirigirse al lugar escogido. Algunos, injustos consigo mismos, buscan lugares donde puedan darle rienda suelta a sus más bajas pasiones, no les importa si lo que van a hacer complace o desagrada a Al-lah; por otra parte, tenemos a quienes, además de descansar y salirse de la rutina diaria, se preocupan por encontrar sitios en los que la desobediencia a Al-lah no los amenace, y en los que puedan compartir con los suyos.
Es más que normal que el musulmán desee descansar y le guste el esparcimiento y la diversión. Para que su búsqueda de las maneras y formas de recreación no le vayan a desviar y conducir a la perdición, este debe tener arraigado en su corazón el sentido de las palabras del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, quien nos dijo: “Temed a Al-lah donde quiera que os encontréis; si cometéis un pecado, haced una obra buena para que lo borréis, y comportaos con la gente de la mejor forma”. [At-Tirmidhi]
Las bendiciones y dádivas que Al-lah nos Ha Concedido son innumerables e incontables, y la grandeza de las mismas es evidente, acéptelo quien lo acepte o rechácelo quien lo rechace. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Él os Ha Dado todo cuanto Le pedisteis. Sabed que si intentarais contar las gracias de Al-lah no podríais enumerarlas; ciertamente el hombre es injusto, desagradecido.} [Corán 14:34] La vida, la edad que alcanzamos y el tiempo son algunas de estas gracias y bendiciones; sin embargo, muchos son los que no las aprecian y desestiman su importancia, a pesar de que para el Islam son muy valiosas y primordiales, en el Corán encontramos al respecto (lo que se interpreta en español): {Hemos Hecho del día y de la noche dos signos: el signo de la noche es la oscuridad [para que os apacigüéis y descanséis] y el del día la luminosidad para que busquéis el favor de vuestro Señor [el sustento], e Hicimos que con estos dos signos pudierais saber el número de años y meses.} [Corán 17:12] Además, encontramos que en varias Aleyas del Corán Al-lah, Altísimo sea, Jura por épocas, tiempos o partes del día, esto no es más que para señalar la importancia que tiene el tiempo y para que nuestras mentes y corazones así lo asimilen.
El señalamiento Hecho por Al-lah sobre la importancia que tiene el tiempo, es una clara señal de que desperdiciarlo o utilizarlo en cosas que no benefician es una gran pérdida, pues no solamente está comprometiéndose esta vida, la Otra también puede perderse; y de esta forma ni siquiera las esperanzas lograrán alcanzarse. A quien no aprecia lo que le ha sido dado y, por el contrario, lo desperdicia, le llegará un día en que se arrepentirá de su descuido y desee regresar al pasado para recuperar lo que malgastó durante su vida, haya sido larga o corta. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Cuando la muerte les sorprenda [a los incrédulos y vean el castigo] dirán: ¡Oh, Señor mío! Hazme regresar a la vida otra vez, para [creer en Ti y] realizar las obras buenas que no hice. Pero no se les dará otra oportunidad, pues son solo palabras [que no cumplirán]. Y permanecerán en ese estado [la muerte] hasta que sean resucitados.} [Corán 23:99-100], el sentido de todo lo que hemos mencionado con anterioridad lo refuerza lo que nos dijo el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam: “Hay dos gracias de Al-lah que mucha gente desperdicia: la salud y el tiempo libre”. [Bujari]
La obligación del musulmán frente al tiempo y su vida es cuidarla y no echarla por la borda, para que pueda hacerlo con efectividad, debe planear muy bien cómo invertir su tiempo, en especial el libre, colocando la prioridades en su vida y buscando siempre mejorar en todo aspecto. Para que su plan tenga éxito debe controlar las insinuaciones de su ego, y recordar lo que sabiamente las palabras el Imam Ash-Shafi’i, que Al-lah lo Perdone, quien dijo: “Si no te ocupas en algo bueno, te expones a hacer algo malo”. Quien toma del cuidado del tiempo un modelo de vida, y del trabajo y esfuerzo por alcanzar los nobles objetivos de la existencia la luz que ilumina su camino, logra lo que se propone, con el favor de Al-lah; esta actitud lo llevará a alcanzar los jardines del bien y la bondad en esta y la Otra Vida. Dentro de la sabiduría “popular” de los Salaf (los antecesores virtuosos), se destaca la siguiente enseñanza: “Quien pasa su día sin que en él haya cumplido con sus obligaciones, haber hecho un bien o haber aprendido algo, ciertamente ha perdido ese día y ha sido injusto consigo mismo”.
La anterior ha sido solo una pequeña exposición de la importancia que tiene el tiempo para el individuo, la familia, la sociedad y la Ummah (nación islámica), y que su aprovechamiento está fuertemente unido al progreso de una nación; por eso, las naciones que han logrado avanzar y desarrollarse aprecian hasta los segundos y no descuidan ni desperdician el tiempo.



Un grupo en particular del que es necesario hablar es la juventud y la forma como pasan y/o deben pasar las vacaciones, para buscar la forma de guiarlos y protegerlos de la perdición que los amenaza particularmente durante este periodo, debido al esparcimiento de pensamientos y costumbres que amenazan su fe, comportamiento e identidad, además de la estabilidad y futuro de la Ummah. Todo esto hace evidente que es necesario adoptar todas las medidas para aprovechar su vitalidad y juventud, llenando su tiempo beneficiosamente con programas culturales y deportivos, que reflejarán sus logros en la fe misma de estos muchachos y revertirá su bien sobre toda la sociedad. Pero, igualmente es necesario advertirles sobre los males que los acechan, y del error que es reunirse con personas que llaman a la desviación y desobediencia de Al-lah, o de viajar por placer a lugares donde el temor a Al-lah es lo último que interesa. Por su parte, los padres de familia están llamados a seguir con atención los movimientos de sus hijos, estar al pendiente de los cambios que se presenten en su comportamiento, y abrir canales de comunicación que les permitan establecer el diálogo entre ellos y sus hijos.

El llamado “libre derecho al desarrollo de la personalidad” sin límites, el vacío dejado por muchos hogares debido a su irresponsabilidad, la imitación ciega de modelos, filosofías, pensamientos y modas, y la búsqueda absurda por lo que se conoce como modernidad, civilización, la apertura social y la globalización, ha conducido a muchos de nuestros jóvenes hacia su desgracia y perdición, tanto así, que algunos de ellos han caído en el alcoholismo la drogadicción y el crimen organizado; mientras que otros han sido influenciados en su forma de pensar y concebir las cosas, incluso los principios básicos de la creencia y comportamiento islámico, al punto que se han radicalizado y desviado hacia el terrorismo y fundamentalismo (el Islam, como religión de paz y tolerancia, prohíbe enérgicamente cualquier forma de acción terrorista y el fundamentalismo; y enseña a que el hombre logre un balance en su vida para alejarlo del extremismo. Es importante señalar que no porque un musulmán trate de llevar una vida lo más cercana posible a las enseñanzas de Al-lah en el Corán y de Su Profeta en la Sunnah, sea un fundamentalista o extremista; así que no se le puede señalar con estos horribles nombres por tan solo ser una persona apegada a la mezquita y las enseñanzas que en ellas se imparte, o porque deje su barba larga, en el caso del hombre, o vista el Hiyab, en el caso de la mujer. Terroristas y fundamentalistas los hay por todas partes, de todas clases, razas y colores, y pertenecientes a ideas políticas, religiosas y filosóficas occidentales y orientales).

Si los padres y las instituciones sociales no cumplen con su papel de manera que salven a los jóvenes de caer presas de lo que anteriormente mencionábamos, serán expuestos a que el peso de la ley caiga sobre ellos, pues hay que proteger y salvar a todos los individuos de la sociedad. El Shaij del Islam Ibn Taimiah, que Al-lah lo Perdone, dijo: “La aplicación de las penas establecidas por Al-lah para los criminales y malvados protege a los demás de su perdición y del daño que les puedan hacer; pero además, es una forma de prevenir la criminalidad”.
Programas vacacionales para los jóvenes

Para evitar que nuestros jóvenes sean presas de todo mal y desviación, es importante formular y desarrollar programas preventivos. Por su parte, los padres y familiares deben establecer prioridades al momento de decidir a dónde ir y qué hacer en vacaciones, lo primordial para ellos deben ser sus hijos y las actividades que les ayuden a formar su personalidad, a generar conductas apropiadas y acordes a lo que el Islam exige.

El Islam establece todo un sistema de educación que asegura la rectitud de los individuos y la sociedad, en el que se aclaran los temas relacionados con la creencia, la práctica de adoración, los valores, el comportamiento, la conducta, el establecimiento de relaciones con los demás, entre otros; todo con el propósito de formar una personalidad íntegra y equilibrada.

Pero para que se logren los resultados esperados, los padres deben cumplir con su función. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {¡Oh, creyentes! Guardaos a vosotros mismos y a vuestras familias del Fuego…} [Corán 66:6], y el Profeta Muhammad, sallallah âlaihi wa sallam, dijo: “Todos vosotros sois pastores y todos vosotros sois responsables por vuestro rebaño” [Bujari y Muslim]. Sin embargo, ellos no pueden hacer su trabajo solos, necesitan todo el apoyo de las instituciones sociales gubernamentales y privadas. Todos deben aunar esfuerzos, pues lo que se está jugando no es solo la vida de estos jóvenes, que aunque sea muy valiosa no es lo único que se puede perder, la estabilidad de la sociedad, e incluso la seguridad interna y externa de las naciones dependen también de la seriedad con que se asuman las obligaciones frente a la educación y cuidado de las personas, desde su niñez hasta la mayoría de edad.

Padres y educadores deben llevar a los jóvenes hacía la grandeza y nobleza, sembrando en sus corazones que la vida del musulmán se basa en la seriedad, la responsabilidad y decisión, junto a la diversión y el esparcimiento, dentro de lo establecido por la Shari’ah.

Por lo anterior, es necesario instituir en los centros sociales y deportivos, escuelas y mezquitas, actividades educativas y recreativas a desarrollar durante las vacaciones, esto para aquellos que no van a viajar, para de esta forma darles una opción a estos jóvenes para alejarlos de la pérdida del tiempo frente a su televisor, computador o un video juego, que puede perjudicarlos mucho, y de las malas compañías cuando están fuera de casa. En cuanto a los que salen de viaje, mencionamos con anterioridad, deben procurar que los sitios a los que van ofrezcan lugares como a los que nos referimos, donde nuestros hijos crezcan en conocimiento y fortalezcan su comportamiento, lo que les ayudará a entender que no todo en la vida es juego por más que se esté de vacaciones.

En los últimos años se ha venido dando un cambio positivo en muchos hogares musulmanes a lo largo y ancho de la tierra, y es que uno de los puntos preferidos en las vacaciones es el Haramain (Meca y Medina). Este viaje llenará a la familia de muchas bendiciones, no solo por la recompensa que Al-lah Ha Decretado para quienes cumplan con los ritos que Él y Su Profeta, sallallah âlaihi wa sallam, establecieron; además, este es el mejor medio para sembrar en los corazones de los niños y jóvenes, el amor y respeto por lo que Al-lah, Altísimo sea, Ha Declarado como sagrado.

Las vacaciones deben ser una temporada de renovación y no de destrucción. Si en ellas se teme a Al-lah, se cumple con las obligaciones y se previene de caer en el pecado, se habrá logrado alcanzar la paz y tranquilidad que se busca en esta temporada. Pero si, por el contrario, se comete todo lo que Al-lah Ha Prohibido, los problemas llegarán e incrementarán los que posiblemente ya habían; por eso, se debe tener cuidado de lo que se hace durante esta época, pues muchos piensan que por ser vacaciones hasta las obligaciones con Al-lah pueden dejarse de cumplir, y es ahí donde se exponen a sí mismos y a los suyos a la perdición.
Volver arriba Ir abajo
 

NUESTROS JOVENES Y LAS VACACIONES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Don Carlos Idaho Gesell, un precursor + mis vacaciones
» Nuestros tuentis
» Mis futuras vacaciones
» HOLA A TODOS, HASTA EL LUNES AÚN DE VACACIONES
» Hallzgos en mis vacaciones

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Salud, bienestar y terapias alternativas :: Embarazo, bebés y mamás :: Nuestros niños-